Las Piedras  |  Sementales  |  Instalaciones  |  Servicios  |  Artículos  |  Galería  |  Contacto






 AGOSTO 2008 / JUNIO 2008 / NOVIEMBRE 2007 /

AGOSTO 2008

articulo
--------------------------------------------------------------------------------

Transporte de Semen Equino
MVZ. Javier De la Peña Topete.

Introducción
En la actualidad la mayoría de las asociaciones de criadores de caballos de las diferentes razas autorizan el registro de potrillos nacidos a partir del
uso de semen equino refrigerado. El interés en esta tecnología ha aumentado debido a algunas ventajas precisas obtenidas al servir con semen refrigerado.

La conveniencia de mantener la yegua en su lugar de residencia.
Evita el estrés y el costo de enviar a una yegua y su potrillo a otras instalaciones
Disminuye las posibilidades de lesiones a las yeguas madres y sus potrillos durante el transporte y estadía en otros lugares
Reduce la probabilidad de transmisión de enfermedades entre criaderos
Permite el uso de semental sementales superiores de difícil acceso a los propietarios de yeguas;
Aumenta el potencial genético al permitir el uso de mayor número de sementales
Permite la evaluación de la calidad y cantidad de los espermatozoides utilizados en la inseminación.

El uso de semen refrigerado también tiene desventajas que deben tenerse en cuenta cuando se decide usar esta tecnología:
Se reduce la fertilidad de los espermatozoides refrigerados de algunos sementales semental;
Se debe aumentar la dosis inseminante (número total de espermatozoides) en el semen refrigerado para aumentar la probabilidad de preñez;
Puede aumentar el costo y el tiempo empleado en el envío de semen e inseminación de las yeguas especialmente cuando se requieren varios servicios por
ciclo estral;
Se requiere incrementar el manejo de la yegua para asegurar que el semen es solicitado e inseminado en el momento óptimo durante el calor
Debido a la susceptibilidad del espermatozoide equino a los daños ambientales, la demanda de una técnica superior en el semen transportado y los efectos
potenciales de una técnica deficiente sobre la fertilidad, requieren de mayores conocimientos y habilidad de parte del encargado del semental y veterinario.


Consideraciones sobre el manejo de la yegua
Antes de ser servida la yegua debe ser sometida a un examen reproductivo, para detectar y corregir cualquier anormalidad que pudiera afectar la reproducion.
Las consideraciones mas comunes suelen ser el mal estado corporal, las endometritis y una conformación perineal defectuosa. Lo óptimo es examinar las fichas
reproductivas o bien monitorear dos o tres ciclos estrales antes de inseminar para establecer la dinámica de su ciclo y el tamaño habitual del folículo
ovulatorio.
Cuando se planifica inseminar con semen transportado refrigerado, el propietario de la yegua y/o su veterinario deben tener el conocimiento, en el
procesamiento de semen, en el enfriamiento y transporte, la calidad del semen de ese semental después del enfriamiento y los porcentajes de preñez alcanzados
por él con el uso del semen refrigerado. Este tipo de información puede ayudar a tomar la decisión de si conviene invertir tiempo, esfuerzo y dinero para
criar con determinado semental en particular. Las pruebas de fertilidad usando semen equino han dado porcentajes de preñez que varían entre 0% a más de 70%
por ciclo, destacando la gran variabilidad que existe entre los sementales en la habilidad de sus espermatozoides para mantener la capacidad fertilizante
después del almacenamiento en frío.

Es importante para el éxito, la comunicación entre los propietarios de la yeguas, los veterinarios y los encargados de los sementales. Una vez que se ha
seleccionado el semental, debe contactarse rápidamente al encargado del semental para informarle sobre los planes de servicio de la yegua y obtener
información sobre el programa de recolección y envío de semen del semental.

Solicitando el envío del semen
El momento óptimo para solicitar el semen va a depender de varios factores incluyendo el tiempo que habitualmente la yegua tarda en desarrollar y ovular sus
folículos y por ende el tamaño de su folículo, si se va o no a inducir la ovulación y cuando va a estar disponible el semen para la inseminación. Cuando la
yegua comienza el estro en que debe ser servida, debe contactarse con quien enviara el semen para avisar que la yegua esta en celo y cuándo se supone que se
necesitará el semen. Es esencial monitorear el estado de los folículos para pedir el semen en el momento justo. Para la mayoría de los caballos de razas
livianas, el folículo dominante crece aproximadamente 3 mm por día y la ovulación ocurre cuando el folículo tiene 35 a 40 mm de diámetro [. Por lo tanto
generalmente se pide el semen cuando el folículo dominante tiene 30 a 35 mm de diámetro. El uso de agentes inductores de ovulación aumenta la sincronía entre
inseminación y ovulación. Cuando el folículo dominante preovulatorio llega a 35 mm de diámetro, la ovulación se produce, en la mayoría de las yeguas dentro
de las 36 - 48 h después de la administración de hCG (1500 a 3000 unidades, EV o IM). Por lo tanto, si se confirma la llegada de semen para el día siguiente,
se puede administrar un agente inductor de ovulación cuando el folículo llega a los 35 mm de diámetro y el semen cuando llega al día siguiente puede
inseminarse dentro de las 12 a 24 h antes de la ovulación. Si hubiera alguna duda sobre la llegada del semen en ese día, sería prudente retrasar la
aplicación del agente inductor de ovulación hasta tener el semen en la mano para reducir las posibilidades de que la yegua ovule antes del arribo del semen.

Protocolo de manejo del semen y técnica de inseminación
Cuando llega el semen, debe abrirse el recipiente y se debe confirmar la identidad del semental proveedor del semen. Lo ideal es que el semen transportado
vaya acompañado por un protocolo con el nombre del semental y del lugar que provee el semen y el nombre de la yegua que debe ser inseminada. Una vez que se
confirma la identidad del semen, se debe extraer del contenedor, mezclar suavemente y aspirar con una jeringa conectada a una pipeta de inseminación. La
yegua se prepara para la inseminación con técnicas asépticas y se insemina de la misma forma que con semen fresco.
Una pequeña gota de este semen debe guardarse y entibiarse a 37ºC para observar la motilidad espermática como control de calidad. Lo ideal es usar un
microscopio de contraste de fases con una platina termostatizada. Si no se cuenta con ese tipo de microscopio, se debe precalentar la platina de un
microscopio convencional y ajustar el condensador y la intensidad de luz para permitir visualizar los espermatozoides. Todo el equipo en contacto con el
semen, incluyendo los portaobjetos y pipetas de inseminación deben estar limpios y entibiados para evitar el shock ,termico por frío que puede llevar a una
evaluación errónea de la calidad del semen. Si la motilidad espermática es muy pobre, debe contactarse al proveedor para disponer un envío de semen
adicional lo mas rápido posible. Es común que las yeguas se preñen con semen con 25% a 30% de motilidad , siempre y cuando el número de espermatozoides sea
adecuado.

Inseminaciones dobles
Generalmente los envíos de semen llegan con dos dosis inseminantes. Si la calidad del semen es buena, debería ser suficiente la inseminación de una dosis en
el día de llegada.
La segunda dosis puede mantenerse refrigerada a <10ºC ,en un termo y si la yegua no ha ovulado, usarla al día siguiente. Si la yegua ovuló no es necesario
una segunda dosis. Además la motilidad espermática de la mayoría de los sementales baja al continuar en almacenamiento. A pesar de que la calidad del
semenl puede ser aceptable a las 24 h de almacenamiento puede no ser aceptable a las 48 h.
Cuando se utiliza una segunda inseminación, se debe considerar el momento óptimo para realizarla. El intervalo entre inseminaciones recomendado se ubica
entre 6 y 24 h, En todas las yeguas se produce cierto grado de inflamación después de la inseminación. Esta respuesta inflamatoria , comienza dentro de 0,5 a
1 h, tiene el pico a las 6 a 12 h, persiste durante 24 h y a pesar de seguir presente, a las 48 h disminuye mucho . Los espermatozoides pueden sobrevivir en
un útero inflamado, pero los estudios in vitro han demostrado que las secreciones uterinas del útero inflamado afectan en forma adversa la motilidad
espermática.

Volumen de la inseminación
Servir o no con dos dosis de semen también hace surgir la pregunta sobre el efecto del volumen inseminado en la fertilidad. El número de espermatozoides
normales móviles en una dosis inseminante parece ser más crítico para la fertilidad que el volumen inseminado. A pesar que volúmenes pequeños o grandes
pueden tener un éxito semejante, el volumen típico para una dosis inseminante para semen refrigerado oscila en un rango de 30 a 120 ml. En la inseminación
con semen fresco no se recomiendan los volúmenes excesivamente grandes, porque al estar dilatado el cérvix gran parte de dicho volumen puede perderse

Diagnóstico de preñez
Las yeguas inseminadas con semen refrigerado transportado deben examinarse utilizando ultrasonido a partir de los 15 días pos-ovulación. Este procedimiento
cumple varias funciones importantes. Primero permite el diagnóstico temprano de preñez. Segundo, ayuda a establecer si el concepto y el útero son normales
para esa edad de gestación. Tercero otorga sufciente tiempo para contactar al encargado del semental para disponer de semen para el próximo estro si la yegua
no ha quedado preñada. Cuarto, permite tomar contacto tempranamente con el encargado del semental y tenerlo informado sobre los resultados de la
inseminacion y por último permite el diagnóstico de gemelos antes de que se fijen.

 

MVZ. Javier De la Peña Topete.
 

Col. Granjas de La Calera Tlajomulco Jal. México. Tel. 01 (33) 3161 5340 info@clinicalaspiedras.com.mx